familia

Ser Tía o Tío

Ser tía o tío es una posición increíble, es el mejor regalo que un hermano nos puede hacer, un buen tío se preocupa por sus sobrinos, los llama, los cuida, les da la oportunidad de explorar el mundo desde otro punto de vista y les ayuda a crear instantes únicos que recordaran con felicidad.

Cuando somos tíos volvemos a ser niños, podemos explotar la espontaneidad de nuestros sobrinos, podemos ser cómplices, confidentes, aconsejar y orientar en momentos difíciles, por esta razón es importante que la relación tío – sobrino se disfrute desde que nacen los niños, porque un tío además de ayudar a explorar las cosas desde otros puntos de vista, da respuesta a algunas inquietudes y permite que sus sobrinos compartan con mayor libertad sus pensamientos y sus sentimientos.

Además si eres un tío (a) dedicado (a) con el tiempo te darás cuenta que has construido muchas emociones y grandes sentimientos. El tiempo que compartimos con nuestros sobrinos se convierte en un juego, podemos abrazarlos como padres, guardarles secretos como hermanos y compartir alegrías como si fuéramos amigos, por eso podemos decir que entre tíos y sobrinos se funde una sintonía especial, porque el amor que existe no se ve sometido a la presión o al compromiso de unas reglas de crianza que muchas veces sofocan el encanto de educar a un niño.

Ser tío te convierte instintivamente en un súper héroe y así es, mi hija siente una profunda admiración por su tía, porque mi hermana aun estando lejos ha sido capaz de transmitirle su amor y mis hermanos con una llamada o con un vamos al parque o a comer un helado le hacen saber que ella ocupa un lugar muy importante en sus vidas.