relacion_entre_madre_e_hijos

Relación entre madre e hijos

¿Por qué es tan importante llevar una buena relación entre madre e hijos?

La historia de la vida se construye con base en referentes y mandatos parentales que papá y mamá nos enseñan, porque es de ellos que aprendemos. El entorno familiar y la dinámica interna juegan un papel importante en la construcción de las buenas relaciones entre madre e hijos, por esta razón es significativo evaluar cómo han sido esos límites de ser mamá e hijo(a), cómo ha sido el ejercicio de la autoridad, si esta mediatizado por el afecto, por el criterio, por la asertividad, porque la autoridad no riñe con el afecto, pero el autoritarismo sí.

La buena comunicación es otro factor importante en la buena relación entre madre e hijos, cómo me comunico y cómo dialogo con mi hijo(a), en qué lugar ubico a mi hijo(a) y en qué lugar me ubico yo, porque muchas veces en nombre del amor se hace daño inconsciente.

Cuando uno es pequeño está muy unido a la mamá, la necesita todo el tiempo y no puede vivir sin ella, no obstante también llega un momento en la vida que es fundamental para el desarrollo del ser humano y es revelarse, cortar un poco con ese lazo y empezar a buscar autonomía y es ahí donde a veces se rompe la relación entre madre e hijo(a) y no se puede volver a arreglar fácilmente.

Hay una cosa muy importante y es que cuando se habla de la historia de la vida, se anclan todas esas situaciones de diferencia con la madre que se han vivido durante la niñez y la adolescencia, teniendo en cuenta también cómo ha sido el rol de la madre, si ha sido una madre activa y presente o por el contrario ha sido una madre pasiva y ausente.

La primera infancia y la adolescencia son etapas cruciales en la vida del ser humano y la rebeldía es necesaria, porque ayuda a que nuestros hijos confronten y se apoderen del mundo, porque una de las mayores necesidades en la adolescencia es lograr autonomía y fortalecer la autoestima, sin olvidar que fue la madre que los tuvo, los acompaña, la que los ubicó desde el primer momento, porque el primer contacto que tenemos con la vida es con la piel de nuestra madre, entonces desde ahí se empieza a construir un vínculo amoroso, desde la madre empieza la conexión con el entorno y las demás personas que hacen parte del grupo familiar. Es responsabilidad de la madre llevar a cabo correctamente su rol, ubicarse como tal y ubicar a su hijo(a), porque es verdad que los hijos no pueden ser amigos de la mamás, porque ellos necesitan una mamá, no una amiga.

Otro factor relevante es la autoridad y la diferencia que existe entre autoridad y autoritarismo. La autoridad es cercanía, vínculo, conexión con el otro y el autoritarismo se basa en el sometimiento absoluto, en el abuso de la autoridad.

Las crisis también se pueden presentar cuando estamos fortaleciendo las buenas relaciones con nuestros hijos y pueden surgir cuando existe una situación de riesgo que puede generar una perdida, no obstante las crisis se convierten en fuente de conocimiento para hacer transformaciones y el ser humano puede transformar y recrear su historia de vida, puede cambiar la realidad y hacer construcciones permanentes para vivir feliz y relacionarlas mejor con nosotros mismos, con nuestros hijos y con todo el entorno.