Quiero un hermanito (a)

Quiero un hermanito (a)

Cuando mi hija tenía 6 años me dijo: mami, quiero un hermanito y si, pienso que un hermano hace parte importante de nuestras vidas, por todo lo que vivimos en nuestra niñez con nuestros hermanos, por lo que estamos viviendo hoy en día gracias a su existencia y porque sin duda siempre han sido un apoyo incondicional, sin embargo, considero que es una decisión muy difícil de tomar, porque influyen muchos factores.

En mi caso, para ese entonces me estaba ubicando laboralmente en un nuevo trabajo, mis padres son las personas que me han ayudado siempre con el cuidado de mi hija, tener otro hijo implicaba ponerles otra carga o buscar un lugar donde sintiera que mis hijos estaban seguros, porque aunque la mayoría de abuelos cuidan y aman más a sus nietos que a sus propios hijos, ellos nos cuidaron, nos criaron y nos dieron pautas para que nosotros en algún momento de nuestras vidas asumiéramos la responsabilidad y el cuidado de los hijos que decidiéramos tener.

Nunca le dijimos a mi hija que no le íbamos a dar un hermanito, lo contemplamos, pero no lo definimos y al poco tiempo recibimos la noticia que mi hermano iba a ser papá, entonces el anhelo de mi hija empezó a desaparecer, su deseo de tener un hermanito empezó a cambiar y se concentró en la llegada de su primito.

No obstante, antes de tomar la decisión de tener o no más hijos revisa la importancia que tienen los hermanos en nuestras vidas.

  • Aunque las relaciones entre hermanos a veces no funcionan, nadie debería perderse de esa relación única y para toda la vida.
  • Muchas veces compartimos más tiempo con nuestros hermanos que con nuestros propios padres.
  • Un hermano te proporciona compañía, seguridad, comprensión, cariño, amistad, comprensión, entre otras.
  • Con nuestros hermanos compartimos las mismas experiencias y recuerdos familiares durante la niñez.
  • Cuando nuestros hermanos y nosotros formamos nuestras propias familias, llegan los sobrinos, nos convertimos en tíos y los lazos familiares se hacen más fuertes.
  • Cuando tenemos hermanos del mismo sexo con una pequeña diferencia de edad, la relación suele ser más intensa, ya que existen más cosas en común.
  • Cuando existe una gran diferencia de edad entre hermanos, el menor puede ver a su hermano mayor como un ejemplo a seguir.