meconio

Qué es el meconio

El recién nacido en las primeras horas de vida elimina el meconio, esta es una sustancia negra verdosa, pastosa, compacta y pegajosa; difícil de limpiar. Los médicos se refieren a las primeras heces del bebé como meconio, la cual van expulsando poco a poco durante las primeras 48 horas de vida.

El meconio se forma en el tubo digestivo del bebé durante el embarazo; este se compone de las células muertas y secreciones que reviste el intestino del recién nacido. Junto con el líquido amniótico que traga el bebé, también traga la vérnix caseosa que es conocida también como unto sebáceo y el vello que pierde. Lo normal es que el bebé deponga el meconio una vez nazca, en algunas ocasiones si el parto es traumático o bajo estrés el bebé puede deponer el meconio estando aun en el vientre; a esto se le llama “aguas meconiales” en este caso el agua del líquido amniótico no es clara si no verde oscuro, lo cual genera peligro para el bebé ya que puede aspirar el meconio al nacer o antes, pasando por sus pulmones causando daño pulmonar. Por eso si la madre nota que al romper aguas o fuente el color del líquido no es transparente debe acudir a urgencias.

Los padres pueden limpiar el meconio humedeciéndolo con agua tibia, esto lo ayuda a ablandar y se elimina rápidamente, pero si por el contrario lo frota, puede tardar más en quitarlo e irritar la colita del bebé.

Después de expulsar el meconio, a las primeras deposiciones del bebé se les llama “heces de transición” a partir del 3er. día y aproximadamente hasta la primera semana. La característica principal del meconio es un olor bastante fuerte y su aspecto es líquido y verdoso. Si el bebé es alimentado con leche materna las deposiciones pueden ser de un color amarillo dorado y la textura un poco grumosa y blanda, si consume leche de fórmula será de color amarillo marrón, más consistente y con grumos blancos.