Qué debes hacer si tu hijo se cae

Qué hacer en el momento en que el niño se nos cae

Qué hacer en el momento en que el niño se nos cae de la cama. No entres en pánico, aquí te contamos cómo debes reaccionar.

Durante la infancia, nuestros hijos suelen sufrir muchas caídas y la mayoría de los golpes suelen ser en la cabeza.

En qué momento pueden ocurrir estas caídas

  • Cuando los niños aprenden a girarse estando acostados se pueden caer de la cama.
  • Mientras gatean se pueden resbalar y golpear contra el piso.
  • Cuando están aprendiendo a caminar suelen ser más frecuentes los golpes, porque a veces en el afán de aprender se pueden tropezar, enredar y caer.

La mayoría de caídas de los niños se presentan a una altura aproximada de 50 centímetros, lo que evita que las lesiones sean graves. El tipo de lesión depende de la altura y la aceleración, sí la altura supera los 90 centímetros lo recomendado es llevar al niño por urgencias. En la mayoría de los casos, los golpes los reciben en la zona frontal; este es el hueso más duro de la cabeza.

Es importante que los padres establezcan cómo fue la caída y dónde recibió el golpe:

  • Altura aproximada de la caída
  • Tipo de superficie con la que se golpeó
  • Si hubo pérdida del conocimiento
  • Si el golpe provocó llanto o vómito

Estas preguntas se las realizará el especialista para determinar qué tipo de lesión puede tener el niño.

Qué hacer en el momento en que el niño se nos cae

  • Levántalo de inmediato y revísalo
  • Sí el bebé llora inconsolable, revisa con cuidado todo su cuerpo, si tiene algún moretón y revísale la zona de la cabeza para asegurarte que todo está bien.
  • Si el golpe ocasiona sangrado, con una gasa has presión en la zona afectada y a su vez ve limpiando la herida para establecer la complejidad del golpe y asimismo definir si debes acércate a un centro médico por urgencias.
  • No sientas culpa, a cualquiera le puede pasar, cuando los niños empiezan a moverse por sí solos no hay quien los detenga, tienen todo un mundo para explorar.
  • Después del golpe, no permitas que el niño se duerma, espera un tiempo prudente para observar y asegurarte que todo está bien.
  • Durante las siguientes 24 horas después del golpe, supervisa si el niño presenta algún cambio o tipo de reacción.
  • Si la caída del niño solo generó una hinchazón (chichón) ponle un poco de hielo para que le ayude a desinflamar.
  • Cualquier tipo de medicamento analgésico que le vayas a suministrar al niño debe estar bajo supervisión del pediatra.

Debes llevar por urgencias a tu bebé, si:

  • Convulsiona
  • Pierde el conocimiento
  • Tiene sangrado
  • Si respira, pero aun así no se despierta
  • Si observas que se fracturó algún hueso (alguna protuberancia, salida anormal que se vea a simple vista)
  • Posible fractura del cráneo, se puede saber si existe sangrado en la nariz, oídos u ojos del bebé o si el área de cuero cabelludo se siente suave e inflamada.
  • Vómito frecuente luego de la caída.
  • Cambio del tamaño de la pupila o movimientos inusuales en los ojos.
  • Si llora hasta gritar sin parar, puede ser señal de algún tipo de lesión abdominal.

Cómo puedes evitarle posibles caídas a tu bebé

  • Coloca protectores en las puntas de las mesas.
  • Pon debajo de los tapetes antideslizantes para evitar que se resbalen.
  • Coloca rejas de seguridad en la subida y en la bajada de las escaleras y asegúrate que no sean tipo acordeón para evitar que se machuquen las manos.
  • No coloques muebles cerca de las ventanas.
  • Ponle medias con antideslizantes.
  • Cuando tu hijo ya se sienta en la capacidad de hacerlo, enséñale cómo se debe bajar de la cama, como puede subir y bajar las escaleras.
  • Enséñale que al subir y bajar las escaleras se apoye de las barandas.
  • Cuando percibas algún peligro, sin llamar su atención explícale que sí realiza alguna acción sin precaución se puede caer o hacerse daño.