posturas_sexuales_enel_embarazo

Posturas sexuales durante el embarazo

Durante el embarazo mantener relaciones sexuales es un poco complicado por el aumento del vientre de la mamá y algunas parejas no saben que existen diferentes posturas sexuales que ayudan a continuar con una vida sexual activa. Estas posturas ayudan a evitar que la madre sufra dolor o incomodidad.

La comprensión y el dialogo en pareja son fundamentales en el momento de tener relaciones sexuales con la pareja.

Las posturas sexuales deben ser cómodas para que la madre no vaya a sentir presión en el abdomen, es importante que el bebé y la madre no sufran ningún daño. A continuación te compartimos algunas posturas sexuales que puedes practicar con tu pareja, sin embargo debes consultar con el medico en caso de tener un embarazo de alto riesgo.

Posturas sexuales durante el embarazo

Posición del perrito

La mujer debe estar apoyada en brazos y rodillas (a gatas) y el hombre detrás, el abdomen queda libre y no se genera presión sobre el.

Ventajas:

  • La mujer no tiene que realizar ningún esfuerzo.
  • El cuerpo de la pareja no hará presión sobre el abdomen.
  • Esta posición permite una penetración según la sensibilidad de la mujer.

Recomendaciones:

  • Durante el tercer trimestre puede resultar incomoda esta posición si la mujer sufre de dolores de espalda.
  • Si te duelen los senos, mantenerlos suspendidos puede aumentar la tensión y generar dolor, es recomendable utilizar sujetador.
  • Si el abdomen te pesa mucho, puedes poner unos cojines debajo del abdomen para ayudar a sostenerlo.

De lado:

Los dos acostados de lado, la espalda de la mujer pegada al pecho del hombre.

Ventajas:

  • Es una posición recomendada durante todo el embarazo.
  • La posición permite un contacto total de los cuerpos y se pueden acariciar.
  • Esta posición ayuda a una penetración poco profunda.

Recomendaciones:

  • Si la mujer está cansada, la comodidad de la posición le parece tan confortable que se puede quedar dormida.
  • Puedes poner un cojín debajo de la barriga para sostenerla.

La mujer sentada sobre el hombre

Ventajas:

  • Es ideal para que la mujer pueda controlar los movimientos.
  • La mujer puede controlar la penetración para así no sentir molestias.

Recomendaciones:

  • Puede que al final del embarazo en esta posición la mujer se canse más rápido.
  • Si la barriga pesa mucho puede sentir un poco de dolor en la espalda, sin embargo el hombre podrá ayudar a sostener el peso del vientre con sus manos.

La postura de misionero:

Ventajas:

  • La mujer no tendrá que realizar mucho esfuerzo.
  • El hombre puede controlar la penetración.
  • La mujer tiene mayor sensibilidad.

Recomendaciones:

  • Puede que al final del embarazo sea un poco incómodo para la mujer porque no puede permanecer mucho tiempo recostada sobre su espalda.
  • El hombre tiene que sostener su propio peso para no generar presión en el abdomen.