Posturas para dormir durante el embarazo

Posturas para dormir durante el embarazo

Durante el embarazo no es fácil tener un buen descanso en las noches por los cambios que se van presentando en la gestante. Las náuseas, el dolor de espalda, la acidez estomacal, las ganas frecuentes de orinar, la dificultad para respirar y hasta los propios ronquidos son unos de los impedimentos más frecuentes.

Descubre cual es la mejor posición para dormir bien durante el embarazo

  • Duerme de lado, preferiblemente sobre el lado izquierdo.
  • Pon una almohada entre las rodillas mientras éstas se encuentren flexionadas.
  • Si tienes acidez, lo mejor que puedes hacer es poner una almohada para elevar la parte posterior del cuerpo.
  • Cuando tengas dolor de espalda prueba acostarte de medio lado y ubica una almohada debajo del abdomen.
  • En la etapa final del embarazo, cuando la cabeza del bebé ya está ubicada en la pelvis, es recomendable utilizar una almohada entre los muslos.
  • Pon una almohada debajo de los pies para elevarlos, esto te ayudará a aliviar los pies hinchados.

Cuida la alimentación antes de ir a dormir

  • Reduce el consumo de cafeína (preferiblemente elimina su consumo).
  • Bebe menos líquido en horas de la noche.
  • Evita las comidas demasiado condimentadas.
  • Sí comes algo ligero antes de ir a dormir, te ayudará a prevenir las náuseas.

Buenos hábitos para dormir

  • Regula tu sueño e intenta acostarte todos los días a la misma hora.
  • Crea una rutina que te relaje antes de ir a dormir.
  • Revisa que la temperatura de tu habitación sea la adecuada para dormir ya que durante el embarazo casi siempre se sufre de calor.
  • Descubre cual es la mejor posición para dormir cómodamente.
  • Preferiblemente no realices ejercicio en la noche antes de ir a dormir, puedes quedar muy agitada y esto puede interferir en el ciclo natural del sueño.

Si no puedes dormir toda la noche o te despiertas varias veces, cambia de posición para acomodarte mejor o si lo prefieres, levántate, ve a otra habitación, intenta leer un poco o haz una rutina de relajación que te ayude a volver a conciliar el sueño.