Por qué los niños se esconden para hacer popó

¿Por qué los niños no pueden hacer popó con facilidad?

No todos los niños controlan sus necesidades a la misma edad, cada niño es diferente y tiene su propio ritmo a la hora de aprender.

Muchos niños sienten temor cuando van al baño a hacer sus necesidades y puede ocurrir cuando están en el proceso de controlar esfínteres, sobre todo cuando de hacer popó se trata, por esta razón muchas veces deciden esconderse detrás de las sillas o se van a un lugar donde se sientan a solas para hacer popó.

¿Por qué los niños se esconden para hacer popó?

Los niños se esconden a la hora de hacer popó, porque sienten que están perdiendo algo que les pertenece, que hace parte de su cuerpo y por eso les resulta difícil salir corriendo en busca del baño y prefieren hacerlo en la ropa o en el pañal. Por esta razón no es extraño que algunos niños pidan que le pongan pañal cuando sienten la necesidad de hacerlo o simplemente optan por aguantarse y no hacen popó por varios días, lo que les empieza a generar estreñimiento.

¿Cómo podemos enseñarles ir al baño?

  • Dile que hacer popó es una necesidad que tienen todas las personas desde que nacen, que es muy normal y que nosotros también lo hacemos.
  • Explícale a tu hijo con la ayuda de un libro las funciones del cuerpo humano.
  • Con algún muñeco del niño simula y explícale como debe ir al baño.
  • Anímalo para que juegue con plastilina, arcilla, arena, este tipo de manualidades es terapéutico para los niños, estos materiales le ayudan a asimilar miedos del inconsciente.
  • Cada vez que haga sus necesidades en el baño, celébraselo.

Para ayudarle con el estreñimiento:

  • Ofrécele una dieta rica en fibra.
  • Evita cereales con mucha azúcar, ya que estos contienen poca fibra.
  • Incluye en su dieta frutas como ciruelas, granadilla, pitahaya, papaya.
  • Es importante que durante el día consuma muchos líquidos, agua, jugos naturales.
  • Llévalo al baño después de cada comida.
  • Si notas que a tu hijo se le dificulta hacer popó consúltalo con el pediatra.

Lo mejor de esta etapa, es que suele ser transitoria y con tiempo y paciencia, los niños entenderán que hacer popó solamente son desechos de su cuerpo.