Consejos para evitar el estreñimiento

Estreñimiento durante el embarazo

Las mujeres sufren de estreñimiento durante el embarazo porque los intestinos están muy cerca al útero y sus movimientos normales pueden afectar al bebé. Por esta razón, el intestino actúa de manera natural y protectora, tornándose más lento e impreciso. Esto explica porque las mujeres durante el embarazo sufren de estreñimiento y las deposiciones se hacen menos frecuentes, hay algunas gestantes que no logran evacuar hasta por dos o tres días.

Consejos para evitar el estreñimiento durante el embarazo

El estreñimiento es otro de los malestares más frecuentes que pueden padecer las mujeres durante el embarazo, por eso importante tener en cuenta los siguientes consejos para regularizar el tránsito intestinal.

  • Debes tomar más de litro y medio de agua durante el día.
  • Realiza ejercicio físico recomendado teniendo en cuenta tu estado de gestación. Camina, nada, monta bicicleta fija y haz yoga.
  • No es recomendable utilizar medicamentos para darle solución al estreñimiento.
  • Conserva una alimentación rica en fibra como cereales, arroz, pan integral, frijoles y con abundantes líquidos como lo son los jugos naturales.
  • El consumo de frutas, verduras, legumbres, jugos naturales y agua te ayudaran a dilatar el bolo digestivo y facilitaran la evacuación.
  • Algunos vegetales como las acelgas, las espinacas y las lechugas entre otras deben hacer parte de tu dieta.
  • Frutas como el mango, la naranja, el kiwi, la ciruela, la uva y todas las que tengas un efecto laxativo, no astringente, deben hacer parte de tu alimentación diaria.
  • Si no logras mejorar el tránsito intestinal, puedes recurrir a productos naturales como la leche de magnesia o supositorios de glicerina que son muy prácticos para facilitar la evacuación.
  • Si el estreñimiento persiste, no esperes para consultar al médico.

Un estreñimiento extendido conlleva a problemas mayores, el sobre esfuerzo que se realiza durante la evacuación acrecienta la presión sobre las paredes del intestino y no permite la circulación normal de la sangre, provocando la dilatación de las venas y la formación de las varices, problemas de hemorroides, colitis, fisura anal, divertículos, entre otros.