Por qué debes evitar que los niños pequeños vean televisión

¿Por qué debes evitar que los niños vean televisión?

Que los niños vean televisión puede ser un factor positivo, sí como padres y adultos controlamos lo que ven y el tiempo que deben hacerlo.

La televisión tiene diferentes tipos de contenidos, los programas educativos pueden ser fructuosos para los niños siempre y cuando estemos ahí con ellos para despejar sus dudas, sin embargo existen programas para adultos que están marcados por contenido violento que no debe ser visto por los niños, porque ellos aún no diferencian entre lo bueno y lo malo, ellos solo imitan lo que ven.

Asimismo no es recomendable que los niños menores de 18 meses vean con frecuencia televisión, esto puede generar efectos negativos en el desarrollo del idioma, en la destreza para la lectura, memoria de corto plazo, problemas para conciliar el sueño y atención de los niños.

La actitud pasiva del niño frente a la televisión hace que este expuesto a riesgos en el desarrollo intelectual y emocional.

Algunos de estos riesgos son:

  • Bajo rendimiento escolar
  • Desmotivación en el momento de leer
  • Menor actividad física
  • Problemas de peso
  • Ser niños pasivos
  • Empobrecimiento del lenguaje verbal

Algunas pautas que puedes poner en práctica:

  • No pongas a ver televisión al niño para entretenerlo, invítalo a que vea o lea un libro o anímalo para que juegue con fichas o rompecabezas.
  • Cuando permitas que el niño vea televisión, no dejes que sea por más de una hora diaria, pasado este tiempo, los niños entran en una fase que no escuchan, ni prestan atención a lo que se les dice, solo tendrán sus ojos fijados en la televisión.
  • Preferiblemente acompáñalo mientras ve la televisión, así podrás explicarle el contenido que él no entienda.
  • No acostumbres al niño a comer mientras ve la televisión, aprovecha la cena para hablar con tus hijos de las actividades que realizaron durante el día. Recuerda que los niños aprenden más cuando interactúan con los adultos, esto les permitirá compartir y socializarse con mayor facilidad.
  •  No dejes el televisor encendido mientras hablas con tus hijos, así no le estés prestando atención al programa que están trasmitiendo, esto les termina afectando, porque cuando un adulto le habla a un niño interactúa un promedio de 940 palabras, pero cuando el niño ve la televisión este número disminuye a 770 e interviene en su aprendizaje.