Parto por cesárea

Parto por cesárea

El parto por cesárea es un procedimiento quirúrgico que se practica haciendo un corte en el abdomen y el útero, permitiendo extraer al bebé. La mayoría de veces este procedimiento se programa con anticipación o simplemente se practica si se presenta alguna complicación en el momento del parto.

¿En qué casos te pueden programar una cesárea?

  • Tu bebé viene de nalgas o está en una posición incorrecta (de costado).
  • La placenta se encuentra tan abajo en el útero que cubre el cuello uterino, a esto se le llama placenta previa.
  • Se sabe previamente que el bebé padece una enfermedad o tiene alguna anomalía fetal (cuando el tubo neural abierto no se cierra es uno de estos casos).
  • Has tenido más de una cesárea.
  • Estas embarazada de gemelos o trillizos (algunos gemelos logran nacer por parto vaginal).
  • Tu bebé es muy grande.
  • Tienes algún tipo de obstrucción que puede hacer el parto vaginal imposible, como un fibroma muy grande. Estas protuberancias son benignas, pueden ser muy pequeñas o del tamaño de un melón.
  • Te han practicado alguna cirugía uterina, como una miomectomía (intervención quirúrgica mediante la cual se extirpan los miomas uterinos).
  • Eres VIH + y los últimos análisis de sangre manifiestan una considerable cantidad del virus.

Cesárea de emergencia

Si en el momento del parto se presenta alguna de las siguientes complicaciones te tienen que practicar una cesárea de emergencia:

  • La frecuencia cardiaca del bebé disminuye.
  • La dilatación del cuello uterino se detiene o el bebé deja de descender por el canal del parto.
  • Tienes una afección genital en el momento del parto. El procedimiento por cesárea protegerá a tu bebé de la infección.
  • El cordón umbilical se desliza por el cuello del útero y un cordón prolapsado le puede cortar la provisión de oxígeno al bebé y requerirá nacer rápidamente.
  • Desprendimiento prematuro de la placenta, lo que significa que el bebé no obtendrá suficiente oxígeno, a menos que nazca inmediatamente.

Riesgos de una cesárea

  • Las mujeres que tienen un parto por cesárea están más expuestas a adquirir una infección, padecer intensas hemorragias, coágulos de sangre, intenso dolor después del parto, una hospitalización más larga y una lenta recuperación.
  • Algunas investigaciones indican que los niños que nacen mediante una cesárea son vulnerables a tener inconvenientes respiratorios.
  • Las lesiones en el intestino y en la vejiga son más comunes.

Cuidados después de un parto por cesárea

Los cuidados que debes implementar después de un parto por cesárea son similares a los de un parto vaginal, debes descansar mucho, mantener una sana alimentación, limpiar la herida abdominal de forma correcta y moverte con precaución.

  • Lava la herida sin frotar con jabón neutro y agua.
  • Seca sin frotar la herida y coloca una gasa estéril sobre la herida.
  • Si percibes algún tipo de secreción, enrojecimiento, hinchazón o dolor en la herida debes consultar de inmediato al médico.
  • No levantes cosas pesadas durante los primeros 15 días.
  • Evita hacer ejercicio durante el primes mes.
  • Deben pasar entre 30 y 40 días para reiniciar tu vida sexual.
  • Consulta con el médico el método anticonceptivo que vas a implementar.
  • Después de una cesárea, se sugiere esperar al menos 18 meses para buscar un nuevo embarazo.