papa_lejos_casa

Papá lejos de casa

Desde que concebimos a nuestra hija, afortunadamente he contado con todo el apoyo de mi esposo, no obstante, por motivos laborales a veces debe viajar.

Hace algunos días mi esposo estuvo fuera del país por una semana, pero esta vez fue diferente, en sus anteriores viajes nuestra hija aún estaba muy pequeña y la verdad sé que lo extrañó, pero en ese momento no fue tan evidente https://pharm..a-vs-cialis.

Nuestra hija ya tiene 2 años y a pesar de que le contamos dos semanas antes que papá se iba por unos días de la casa a trabajar, ella no logró asumir con facilidad su ausencia. Los dos primeros días, realizamos las mismas actividades que hacemos cuando estamos los tres, muy temprano fuimos al curso de acuamotricidad, luego al parque y por último a la piscina de pelotas (le encanta), al llegar a la casa almorzamos, leímos, jugamos, etc., y hasta ese día todo parecía normal, pero ya se acercaba el tercer día, empezaba de nuevo la semana y los niños suelen expresar sus emociones a su manera y así mismo lo hizo Maria bb, no me dijo: “extraño a papá”, pero se despertaba un poco irritable, no quería desayunar, no quería bañarse, me tocó recurrir a mi imaginación y con juegos distraerla para conseguir que comiera y se bañara.

Durante el transcurso de la semana, los mensajes de audio que le enviaba papá la reconfortaban, los escuchaba y enseguida ella le contestaba, en horas de la tarde nos comunicábamos con él por video chat para que se pudieran ver y me pude dar cuenta que esperaba ese momento con ansiedad, al verlo en la pantalla, con sus manitos le tocaba la cara y le compartía virtualmente lo que ella estaba comiendo, le daba besos, abrazaba el celular, sencillamente quería expresar que a pesar de la distancia, quería sentirlo cerca. Sin embargo, ahí no terminaba el día, llegaba la noche y regresaba otra manifestación de ausencia, acompañada de una pataleta, porque cuando el papá está a la hora de dormir, le lee un cuento, entonces me preparaba, respiraba profundo y de nuevo le explicaba la razón por la cual papá no estaba en casa, le recordaba lo mucho que él la amaba, le daba un abrazo, se calmaba y continuábamos con la rutina para irnos a dormir.

¿Qué aprendimos?

  • Para hacer más agradable la hora de dormir, mi bebé leía el cuento, lo grabábamos y se lo enviábamos a papá para que lo escuchara antes de ir dormir.
  • Afortunadamente los medios de comunicación con los que contamos hoy en día, nos permiten acercarnos un poco más a los que están muy lejos y para mí también fue de gran apoyo sus llamadas y sus mensajes, porque en realidad no fue una semana fácil.
  • Nuestros hijos se expresan y aman como nosotros les enseñamos. El día que regreso papá a casa, Maria bb salió corriendo a abrazarlo y no se quería separar de él por un segundo.
  • Ser mamá no es fácil, pero tampoco es imposible, nos estresamos cuando nuestros hijos hacen pataletas, pero no podemos perder la calma, debemos respirar, calmarnos y tratar de entender y saber cuál es el motivo de su molestia, qué nos quieren trasmitir y aún más, cuando su lenguaje todavía no es claro.
  • Nuestros hijos atesoran los momentos con sus padres, por eso para ellos no es fácil enfrentar la ausencia de alguno de los dos en cualquier circunstancia.
  • Aprendamos a escuchar a nuestros hijos, así lograremos saber cómo ayudarlos y ellos aprenderán con su primera escuela (sus padres) a expresar sus emociones.