familia

Mi familia, un apoyo incondicional

Durante y después del embarazo te preguntas todo el tiempo qué pasará con tu bebé cuando finalice la licencia de maternidad y regreses a trabajar. No es una decisión fácil de tomar, como mamá quisieras dedicarle a tu bebé 7 días a la semana 24 horas al día. Yo soy madre soltera, pero mi familia sin duda ha sido un apoyo incondicional en nuestras vidas; cuando faltaba un mes para regresar a la oficina revisé todas las opciones posibles y le planteé a una de mis primas la posibilidad de cuidar a mi hija, conté con suerte, a ella le encantan los niños y aceptó, me ayudó por 8 meses y luego se fue para poner en marcha otros proyectos, pero de nuevo me quedé preocupada, para ese entonces mi bebé ya tenía 11 meses, nos fuimos de vacaciones y a nuestro regreso mis papás me dijeron que no me preocupara más, que ellos con todo el amor del mundo se hacían cargo de mi pequeña mientras yo continuaba con mi vida profesional y mi nuevo rol de madre.

Hoy y siempre agradeceré a mi familia todo el soporte que me han brindado. Mi hija y yo tenemos para cada uno de ellos un significado especial.

Mi papás…

El Abu: así le dice a su abuelo desde que empezó a hablar, es su súper héroe, el alcahueta en todos sus antojos y su cómplice en la mayoría de sus caprichos.

La Ata: así le dice a su abuela y cuando la llamó así por primera vez nos derretimos, es un alias muy particular. La Ata la bañó por primera vez, la consiente, le dice mi princesa, mi reina, etc., prepara unas arepas deliciosas y la deja participar en la elaboración y le ha enseñado a orar.

Mi hermana y mi tía…

La tía Mona: también es su madrina, se parecen hasta en el genio, habla con orgullo de su tía, de su profesión y todos sus logros.

La tía Tita: es mi tía, hermana de mi papá, la quiere y la respeta mucho. Es muy complaciente en todos los aspectos, siempre llega a la casa con un regalo y muchas cosas más.

Mis hermanos…

El tío Javi: mi hija llegó en un momento muy difícil de su vida y se la cambió por completo, le dio mil razones para seguir adelante.

El tío Dani: es como su hermano mayor, le quitó el trono a su tío por ser el menor, ahora ella es la consentida de la casa.

Mi compañero…

Chonny: es nuestro complemento. Ella tiene claro que no es su papá, lo respeta, le obedece y lo quiere mucho.

Mi sobrino…

Alejo: es su primito, fruto del amor de mi hermano y su esposa. Nació hace dos años, es un nene bailarín y un crespo hermoso.

Mi cuñada…

Marce: es la mamá de mi sobrino, a mi hija le gusta hablar con ella y contarle sus aventuras.

La mascota…

Orkus: llegó a nuestras vidas hace 3 años cuando apenas tenía dos meses, es un Pitbull americano divino, parece otro bebé, mi hija lo adora y lo incluye en todos sus dibujos como parte de su familia.