roséola en bebés

Mi bebé tiene roséola

Una tarde llegué a la casa de trabajar y mi bebé tenía fiebre, pero como el día anterior le habíamos mandado a colocar las vacunas, asociamos los síntomas con los efectos normales de una vacuna.

Le controlamos la fiebre como nos indicó el pediatra en estos casos, le suministramos acetaminofén, la bañamos con agua tibia, pero en menos de una hora nuevamente la temperatura ya casi alcanzaba los 39°c, perdió el apetito y tampoco quería tomar agua, entonces al ver que no presentaba ninguna mejoría, la llevé por urgencias. Le hicieron un examen de orina, de sangre y le pusieron suero para evitar la deshidratación, le formularon un medicamento y nos fuimos para la casa. Ya en la noche cuando la fui a cambiar noté un brote extraño es su espalda. Al día siguiente fuimos a reclamar un resultado que estaba pendiente y le mostré a la doctora el brote y me dijo: -por esta razón tenía tan alta la fiebre, la niña tiene roséola.

Los cuidados de la roséola son sencillos, este brote no les genera picazón, la fiebre va disminuyendo, es importante mantenerlos hidratados y darles porciones más pequeñas de comida, pero con más frecuencia, poco a poco el malestar va desapareciendo y al cabo de dos días tu bebé va estar corriendo y gritando de nuevo por toda la casa, como le pasó a nuestra Maria bb.