lamisma_pelicula

Más de 100 veces la misma película

Todos los niños quieren ver su película favorita más de 100 veces e incluso quieren volverla a ver tan pronto termina y lo mismo pasa con los juegos, las canciones y los cuentos.

¿Cuál es la razón?

Los niños se sienten bien con las rutinas, porque tienen que ver con su sano desarrollo neurológico. El cerebro de los niños está hecho para aprender por medio de la repetición de patrones, lo rutinario les enseña lo que sigue y aprender de esta forma les brinda seguridad y confianza por ya saber lo que va a pasar en la película. Esta es la condición en la que el cerebro infantil aprende habilidades físicas y prácticas, así como el sentido del universo en general. Esta es la razón científica por la que nuestros hijos quieren ver una y otra vez la misma película, escuchar la misma canción y leer el mismo cuento varias veces.

Es un reto y un esfuerzo para los niños seguir los argumentos de las películas o de un cuento y aunque parezca sencillo se sienten felices, al hacerlo de nuevo le encuentran mayor sentido a la historia y estar expuestos a la misma situación hace que su entendimiento crezca. La repetición frecuente aporta al desarrollo de habilidades de lenguaje y narrativas, y adquieren mayor capacidad de comprensión y aprendizaje.

Las películas para niños, la música, los cuentos infantiles, los dibujos y los colores brillantes con facilidad atraen la atención de tus hijos y los hace felices. Mientras duré esta etapa no te desgastes ofreciendo otras opciones, los niños prefieren regresar y repetir incontables veces lo que ya conocen.

La doctora Joan Wenter especialista en psicología del desarrollo expone que “una vez que un niño ha dominado el diálogo de una película o la letra y baile de una canción, quiere celebrar su éxito participando de lo que ha visto, así que quiere repetirlo una y otra vez”.