vitamina_d

Qué relación existe entre los niños y la vitamina D

¿Qué relación existe entre los niños y la vitamina D?

La vitamina D ayuda al organismo a absorber minerales tales como el calcio y el fósforo, fortalece los dientes, los huesos y también ayuda a prevenir enfermedades cardiacas, la diabetes y la osteoporosis.

La vitamina D actúa como una hormona que posee distintas funciones ayudando al buen funcionamiento de los vasos sanguíneos, el cerebro, el sistema inmunológico y el crecimiento celular.

La fuente principal de vitamina D es la luz solar ya que el cuerpo la fábrica cuando no exponemos al sol. Un niño expuesto a la luz solar puede sintetizar un 90% de la vitamina D que necesita y el 10% restante ya se complementa con la alimentación.

Es difícil saber qué tiempo necesita cada persona para obtener la vitamina D; sin embargo, algunos expertos indican que puede ser entre 5 y 30 minutos por lo menos 2 veces a la semana, en un horario recomendado en la mañana de 7:00 am a 10:00 am y en la tarde de 4:00 pm a 6:00 pm, teniendo en cuenta que los niños menores de 6 meses no se deben exponer directamente a la luz solar, a esta edad los niños reciben la vitamina D en la leche materna o de formula.

Los bebés hasta los 12 meses necesitan 400 Uls (unidades internacionales) diarios de vitamina D y los niños mayores de 1 año 600Uls.

Excelentes fuentes de vitamina D

  • Salmon
  • Yogurt fortificado con vitamina D
  • Jugo de naranja
  • Yema de huevo
  • Atún enlatado
  • Sardinas enlatadas
  • Leche
  • Cereales
  • Queso

Síntomas del déficit de vitamina D

La falta de vitamina D puede llevar al raquitismo.

  • Ablandamiento de los huesos del cráneo
  • Arqueamiento de las piernas
  • Baja talla
  • Debilidad muscular
  • Riesgo a padecer retraso psicomotor
  • Diarrea, enfermedades renales y hepáticas

Tratamiento del déficit de vitamina D

El tratamiento indicado debe ser mantener una buena alimentación con una dieta completa y variada de alimentos que contengan vitamina D.

En los lactantes se puede complementar con aportes suplementarios, teniendo en cuenta siempre, que todo medicamento o tipo de alimentación debe ser formulado bajo control del pediatra.