Loquedebes_saber_situbebe_vomita

Lo que debes saber si tu bebé vomita

Si tu bebé vomita probablemente querrás saber la razón para poder ayudarlo y aunque normalmente no es preocupante, es mejor tener en cuenta los signos de alarma que te indicaran cuándo debes llevarlo por urgencias.

La principal causa del vomito suelen ser las infecciones virales, no obstante también pueden existir varios factores. El vómito puede incomodar al bebé e inquietar a los padres, pero generalmente no indica un problema serio.

Los bebés o los niños más pequeños tienen más riesgo de padecer una deshidratación, por eso es importante estar muy atentos y tener en cuenta las posibles causas.

Posibles causas del vomito

  • En los primeros meses puede ser por excesos en la alimentación o algún tipo de alergia que está produciendo las proteínas de la leche materna o de fórmula.
  • Las infecciones virales o un resfriado puede causar vómito, en especial si el bebé tiene tos.
  • Las secreciones nasales pueden bajar por la garganta irritando el estómago, algunos niños vomitan para expulsar estas secreciones.
  • Si el niño presenta llanto excesivo puede generarle vomito.
  • Algunos niños se marean cuando viajan, no toleran el movimiento, las curvas del vehículo y esto les causa vomito.

¿Cuándo debes llevar al niño por urgencias?

  • Si el niño es menor de 3 meses y ha vomitado dos o más veces.
  • Si el niño no tolera sólidos, líquidos o vomita aunque no coma nada.
  • Si el vómito es de color verdoso o tiene sangre.
  • Si el niño muestra signos de deshidratación: decaimiento, sed, llanto sin lágrimas, ojos hundidos y poca orina.
  • Si el vómito se presenta por un golpe o por una intoxicación.
  • Si el niño lleva más de 24 horas vomitando.

¿Cómo manejar el vómito en casa?

  • Cuando el niño vomite mantenlo erguido o manda su cuerpo de frente para evitar que el vómito entre a las vías respiratorias y a los pulmones.
  • Bríndale líquido, suero de re-hidratación que hidrate al niño o leche materna en cantidades pequeñas cada 5 minutos.
  • No intentes hidratar al niño tan pronto vomite, espera por lo menos 20 minutos.
  • Si observas que el niño empieza a tolerar el consumo de líquidos, aumenta la cantidad y la frecuencia de hidratación y ofrécele comida en pequeñas cantidades.