aretes

A qué edad le pongo aretes a mi bebé

Algunas culturas acostumbran esperar hasta que las niñas sean mayores para que ellas mismas decidan si quieren usar o no aretes, en otras le ponen aretes desde los dos meses.

Los recién nacidos tienen el cartilago del oído muy delgado, lo que hará que la perforación sea más fácil y menos dolorosa.

Recomendaciones y cuidados

  • Cuando tu bebé está recién nacida el cartílago de la oreja es muy delgado, por lo tanto es más fácil perforar y menos doloroso.
  • Los primeros aretes deben ser antialérgicos y se deben dejar por 6 semanas.
  • Durante este tiempo y con tus manos limpias pon un poco de alcohol en cada lóbulo y gira los aretes una vez al día sin apretar las mariposas.
  • Después del baño seca muy bien las orejas para que no queden húmedas.
  • Después de 6 semanas ya deben hacer sanado los lóbulos y ya puedes cambiar los aretes por otros.
  • Cambiar los aretes no es una tarea fácil, por eso es importante que también sean antialérgicos para evitar infecciones.

Signos de infección

  • Dolor
  • Secreciones
  • Inflamación
  • Sangrado
  • Fiebre

Si observas algunos de estos síntomas en tu bebé, retírale los aretes y límpialos con alcohol, luego consulta al pediatra si es necesario aplicarle algún medicamento especial.

Cuando  le puse aretes a mi bebé

Así como cuando me dolían más las vacunas a mí que a mi hija, asimismo sentía que me iba a doler mandarle a poner los aretes. Mi bebé ya había cumplido dos meses y la abuelita me preguntó que cuándo le iba a colocar los zarcillos, entonces me llené de valor y nos fuimos las tres a hacer la tarea.

Fuimos a un sitio que nos habían recomendado, mi bebé estaba profundamente dormida y pregunté si era necesario despertarla, a lo cual me respondieron que no era necesario, en seguida le aplicaron un poco de anestesia tópica en el lóbulo antes de la perforación y tan solo susurró un breve “ay” en cada perforación y siguió durmiendo. Fue muy chistoso, nos quedamos mirando con mi mami y soltamos la risa, porque en realidad fue más el susto mío, que lo que en realidad duró el procedimiento.