mandalas

Las mándalas

Las mándalas son dibujos de forma geométrica, donde se destacan las formas circulares y un conjunto ilimitado de símbolos y con ellas las personas pueden expresar o manifestar sus experiencias internas y su forma de relacionarse con el mundo.

Las mándalas son una práctica de relajación, tranquilidad y reflexión. Las emociones que se pueden trabajar con los niños a través de las mándalas son:

  • La confianza
  • La seguridad
  • La reflexión
  • El desarrollo de la paciencia
  • La tranquilidad
  • La concentración artística y
  • El estado de ánimo

Las mándalas en mi casa son populares, mi hija hace poco me pidió que le regalara unas y ya tiene una colección, me agrada que hagan parte de las cosas que le gustan, porque las mándalas ayudan a fomentar su concentración, logran estimular su creatividad, su imaginación, estimulan la flexibilidad de su pensamiento y le ayudan a desarrollar habilidades como la conducta y la precisión, le dan la capacidad natural de relajarse y le ayudan a conciliar el sueño, logrando así un mejor descanso físico y mental.

Más beneficios de las mándalas

  • Las mándalas usan diversas técnicas gráficas y artísticas que ayudan a los niños a expresar de forma apropiada sus pensamientos, ideas y sentimientos.
  • Cuando se trabajan mándalas con los niños más pequeños se les debe reconocer que sus primeros trazos permiten desarrollar sus habilidades psicomotrices.
  • Las mándalas ayudan a estimular el aprendizaje, la comunicación y la expresión.
  • Es una herramienta que promueve la creatividad y el perfeccionamiento de las destrezas psicomotrices.
  • Permiten desarrollar la capacidad de raciocinio de los niños e impulsan las habilidades de control corporal.

Preparemos el espacio de trabajo

Antes de que tu hijo empiece a trabajar con las mándalas, es necesario que le prepares el espacio de trabajo.

  • Imprime, compra o dibuja las mándalas, estas deben estar en hojas de fondo blanco, usa papel de gramaje grueso si van a usar pinturas de agua o papel de gramaje delgado si van a usar lápices de colores o crayolas.
  • Elige un lugar cómodo y limpio, preferiblemente una superficie plana (una mesa o en el suelo), una silla a medida del niño o un tapete si tu hijo prefiere trabajar en el piso.
  • Si el trabajo se va a realizar con pinturas de agua, no olvides colocar periódico o una bolsa plástica para evitar manchar el área de trabajo.
  • Coloca en el lugar de trabajo todo el material que va a necesitar tu hijo para que no vea la necesidad de suspender la actividad. (lápices o pinturas de diversos colores, borrador, pinceles delgados y gruesos, varias copias de la mándala).
  • Antes de comenzar pídele a tu hijo que te exponga que ve representado en la mándala, su plan para darle color o simplemente déjalo que realice su actividad en silencio.
  • Ponle en un volumen muy suave, música clásica o sonidos de la naturaleza.
  • Si tu hijo lo tolera y le agrada, puedes ambientar el espacio con una vela con un aroma suave.

Pintar mándalas ayuda a que los niños se relajen y mantengan la atención durante sus actividades académicas y también funciona para que descansen después de realizar una actividad ardua y que estuvieron realizando por mucho tiempo. Asimismo las actividades se pueden combinar, permitiendo que el niño pinte la mitad de la mándala antes de iniciar una actividad y la otra mitad después de terminarla.

Cuando la mándala esté finalizada, ponla en un lugar visible por algunos días o decora algún lugar de la casa.