bebé durmiendo

La lluvia asustó y arrulló a mi bebé

Después de pasar tres meses con cara de oso panda por no poder dormir mucho y ya a puertas de regresar a trabajar, mi bebé y yo decidimos tomar unas pequeñas vacaciones. Nos trasladamos a una ciudad con clima cálido para cambiar un poco de ambiente, pero cuando llegamos se puso a llover tan fuerte que mi bebé rompió en llanto y casi no logramos calmarla, me angustié tanto que pensé que tal vez lo mejor era regresar a casa porque no atinábamos a la razón por la cual lloraba. Pasó una hora, quizás menos tiempo, pero para mí fue una eternidad, hasta que al fin se calmó.

Después del aguacero salimos a dar un paseo por la ciudad antes de que cayera la noche, regresamos a la casa donde nos estábamos hospedando y nos preparamos para acostarnos a dormir, refresqué a mi bebé con un baño, le puse su pijama, la alimenté y ya quedamos listas para dormir. Caímos en un sueño profundo hasta que hacía la media noche otra vez empezó a llover. Me desperté y quedé sentada de una vez esperando que mi bebé se despertará y rompiera de nuevo en llanto por el fuerte sonido de la lluvia, encendí una linterna que llevaba en mi equipaje, la revisé y al parecer todo estaba bien. Por primera vez mi bebé durmió toda la noche, esta vez la lluvia en vez de despertarla y asustarla, la arrulló.