La espina bífida

La espina bífida

Qué es la espina bífida

La espina bífida es un defecto del tubo neural, un tipo de deterioro congénito del cerebro, la columna vertebral o de la médula espinal, este ocurre si la columna vertebral del feto no se cierra completamente durante el primer mes de embarazo y como consecuencia puede dañar los nervios y la médula espinal. Las pruebas de detección durante el embarazo pueden diagnosticar espina bífida, no obstante, en varias ocasiones se descubre sólo después del nacimiento del bebé.

La espina bífida puede producir la parálisis de la parte inferior del cuerpo, la falta de control del intestino y la vejiga, y dificultades en el aprendizaje.

El consumo de ácido fólico ayuda a prevenir la espina bífida, si tu embarazo es planeado, puedes empezar a tomarlo antes de concebir. Hay mujeres que se dan cuenta de su embarazo después la cuarta semana y para esta fecha ya es demasiado tarde, por eso es importante empezar a consumir ácido fólico tan pronto sepas que vas a ser mamá.

En caso de que el feto se desarrolle con espina bífida, al momento de nacer los neurocirujanos le pueden practicar una cirugía dentro de sus primeras 24 horas de vida, no obstante, después de la intervención quirúrgica se debe realizar un seguimiento de por vida.

Si eres una mamá que sufrió de espina bífida, tu bebé tiene una alta probabilidad de que se desarrolle con este defecto y lo mejor es que le consultes a tu médico.