Cuándo se realizar una episiotomía

La episiotomía en el momento del parto

A la mayoría de mujeres nos realizan la episiotomía en el momento del parto para ensanchar la abertura vaginal y permitir la salida de nuestro bebé.

¿Qué es la episiotomía?

La episiotomía es un corte quirúrgico en el periné o perineo femenino, esta parte se encuentra entre la vagina y el ano, este procedimiento se realiza con tijeras o bisturí en el momento en que la cabeza del bebé está a punto de salir. Esta incisión se puede hacer trazando una línea media hacia abajo o un corte medio lateral en ángulo, la segunda opción tiene menor riesgo de daño al esfínter anal y al recto, no obstante tarda más en cicatrizar. Una vez finalizado el nacimiento, el médico sutura para cerrar la abertura.

La episiotomía ayuda a prevenir que la piel y los músculos alrededor de la vagina y del recto se desgarren.

¿En qué casos es necesario realizar una episiotomía?

  • Cuando el ritmo cardiaco del bebé disminuye o necesita oxigeno de inmediato.
  • Cuando el bebé es muy grande y no cabe por el canal vaginal.
  • A la mayoría de mamitas primerizas se les debe practicar una episiotomía.

Riesgos de la episiotomía

  • Una episiotomía puede causar debilidad del tejido, lo cual aumenta el riesgo de un desgarre en un próximo parto.
  • Puede sentir dolor al tener una evacuación intestinal.
  • Si no realiza una correcta y adecuada higiene puede adquirir una infección en la herida.
  • La cicatriz suele curarse al cabo de 10 o 15 días.
  • En algunos casos puede provocar incontinencia urinaria o insatisfacción sexual.

Cuidados

  • Lava la herida dos veces al día y después de ir al baño.
  • Un exceso de lavado es contraproducente porque humedece demasiado la herida y se hace más lenta la cicatrización.
  • Usa un jabón neutro o de higiene intima.
  • La herida se puede lavar con agua previamente hervida con sal.
  • No uses soluciones antisépticas.
  • La limpieza siempre se debe realizar desde la vagina hacia el ano.
  • La limpieza no se debe realizar en una bañera.
  • Después de lavar la herida, seca bien la zona con una toalla dando suaves toques sin frotar.
  • Cuando orines inclínate hacia adelante para evitar mojar los puntos.
  • Usa ropa holgada y opta por prendas interior de algodón o fibras naturales.