Laedad_delos_porques

La edad de los porqués

A partir de los 2 años y hasta los 4 años de edad, los niños suelen pasar por una etapa de inquietudes y curiosidad. Este ciclo tiene una duración variable y corresponde al desarrollo del lenguaje y del pensamiento de los niños. En esta etapa de la vida los niños exploran dos cosas a la vez: por un lado están enriqueciendo y perfeccionando el lenguaje con los adultos y por otro, están empezando a conocer las características del mundo que los rodea.

Antes el niño exploraba el mundo a través de los objetos por medio de la observación, manipulación o llevándolos a la boca; ahora llega al terreno verbal y el niño busca comprender y organizar su mundo a través de preguntas.

¿Cómo debemos actuar los padres?

La edad de los porqués es una etapa por la que pasan todos los niños, en este ciclo de sus vidas suelen hacer muchas preguntas, es normal y hace parte su desarrollo, indicando que el lenguaje y el pensamiento del niño están evolucionando adecuadamente. Las preguntas de los niños pueden ser disparatadas, absurdas e innumerables, por eso es importante no menospreciarlas, ignorarlas o ridiculizarlas.

Lo que debes saber

  • Aunque pueda ser un poco agotador, los padres debemos asumir una actitud positiva, muchas veces son preguntas sencillas o de la vida cotidiana. Es ideal que los padres ayudemos a fomentar la curiosidad de nuestros hijos; esto favorece el gusto por aprender.
  • No debemos enfadarnos si los niños preguntan las mismas cosas una y otra vez, a ellos le gusta la repetición y confirmar varias veces que la información es la misma.
  • Es mejor que les demos respuestas sencillas y realistas para que los niños puedan ir comprendiendo la información.
  • Optemos una posición lúdica a la hora de responder, de esta manera al niño le parecerá divertido e interesante.
  • Proponle que busque la respuesta a sus preguntas en internet o consultando en un libro, así aprenderán donde pueden buscar cuando necesiten buscar respuestas a futuro.
  • Los padres también podemos hacerles preguntas a los niños, de esta manera estamos fomentando la capacidad de dar información.
  • Si no contestamos las preguntas, ridiculizamos o gritamos al niño con un “cállate ya” podemos generar timidez en nuestros hijos.
  • Siempre podemos aprovechar las preguntas de los niños para enseñarles en las respuestas nuevas palabras y conceptos.