besos de mamá

Es necesario que mi bebé de besos a extraños

Es necesario que mi bebé de besos a extraños. Hace meses por redes compartieron un artículo donde una mamá expresaba lo incomodo que es que los adultos le “exijan” a los niños dar besos a personas con las cuales no tienen ningún vínculo familiar.

En ese momento yo no tenía a mi hija, me dije sí, es realmente incómodo, pero ahora que estoy pasando por ese proceso con mi bebé, la verdad es muy estresante tener que sobrellevar con las personas que piensan que porque son niños y uno les enseña a “seguir órdenes” a los adultos, tienen que saludarlos de beso en la mejilla.

Mi hija ya aprendió a darle besitos en la mejilla al papá, como todos los padres, nos sentimos orgullosos de cada proceso que va cumpliendo nuestros hijos, lo compartimos con nuestras familias y amigos. No considero malo contar cada logro de nuestros hijos, no obstante, comparto el mismo sentimiento de la mamá que escribió el articulo hace varios meses, en donde expresa que los adultos pensamos que los niños tienen que saludar a todo el mundo de beso en la mejilla. El hecho que mi hija salude a mis padres o a mis hermanas de besito en la mejilla, no significa que tenga que hacerlo con todas las personas, a los adultos ni siquiera se nos pasa por la mente pensar si el niño se siente cómodo con la persona extraña que acaba de llegar. Mi hija es muy reservada con los extraños y apenas tiene 1 año, no le gusta que la tomen de la mano, ni que la toquen si no es alguien realmente cercano, entonces ahora por qué yo como padre tengo que obligar a mi hija o aprobar que otro adulto le diga – “dale un besito en la mejilla”- .

Por un momento pensemos que nosotros como adultos y con poder de decisión sobre nosotros mismos, nos reservamos de saludar a todas las personas de beso en la mejilla. Así mismo los niños están en su derecho de hacerlo y no lo hacen por malcriados, rebeldes, lo hacen porque ellos también exigen y merecen respeto. Pensemos en el futuro, enseñemos a los niños límites para evitar abusos o maltratos más adelante, no es malo que nuestros hijos aprendan a tomar decisiones propias que hacen parte de su crecimiento y formación personal.