embarazo

Llegó el día de saber el sexo de mi bebé

Llegó el día de saber si mi bebé era un príncipe o una princesa. Los primeros meses siempre sentí que era un niño, pero alrededor de los cuatro meses me soñé con una niña y desde ahí ya no supe si era él o ella, ahora sólo me quedaba esperar la ecografía de los cinco meses, hasta ese momento podría saber con certeza si en poco tiempo tendría que jugar con carros o con muñecas. Ese día amanecí muy ansiosa, tenía cita con mi papá a las 7 de la mañana en la clínica, él y yo en pocos minutos seríamos los primeros en conocer el género de mi bebé.

Solicité una cita para una ecografía detallada, porque cuando estas embarazada quieres tener la seguridad de que todo está bien. La doctora empezó a examinar cada centímetro de su pequeño cuerpo y me señaló cada una de sus partes de pies a cabeza, contamos juntos los dedos de sus pies, de sus manos, vimos y escuchamos como sonaban los latidos de su enorme corazón y en ese momento ya no me importó si era un niño o una niña, porque gracias a Dios en mi vientre estaba creciendo un bebé muy sano.

Ya finalizando el examen aún no conocíamos el sexo de mi bebé, la doctora había dado algunos golpecitos en la panza para que mi bebé separara las piernas, pero durante todo el examen mantuvo la misma posición y nos tuvo en suspenso por varios minutos… Cuando de pronto escuchamos: – es una hermosa nena, los felicito –

Aún siento la emoción de ese día, es un montón de felicidad que no se puede describir, al final lo de menos es saber si es él o ella, ellos siempre llegan a nuestras vidas cargados de amor para siempre.