estres_embarazo

El estrés reduce las probabilidades de un embarazo

Si estás buscando un embarazo y estás muy estresada, cabe la probabilidad que ovules más tarde durante tu ciclo reproductivo, o que ni siquiera llegues a ovular. Así que si únicamente estás teniendo relaciones sexuales alrededor del día 14 pensando que estás ovulando, podrías perder las probabilidades de un embarazo.

Tipos de estrés

  • Estrés constante: es un nivel de estrés elevado y frecuente, en este caso, lo más probable es que tu cuerpo se ajuste a este ritmo y posiblemente sigas ovulando en cada ciclo sin inconvenientes.
  • Estrés repentino: es el estrés producido por algún imprevisto (muerte de un familiar, un accidente, etc.) y puede alterar tu ciclo reproductivo e interferir con la ovulación.

El estrés reduce las probabilidades de un embarazo, por esta razón es importante que las mujeres que están pasando por dificultades para concebir, implementen técnicas de yoga o meditación que ayuden a relajar la mente y el cuerpo.

¿Qué debes hacer antes?

  • Controles médicos previos: en general, se trata de análisis clínicos, ginecológicos e infectológicos, para determinar si tu cuerpo se encuentra listo para concebir y llevar adelante un embarazo, además este tipo de exámenes y controles permite evitar riesgos y posibles complicaciones.
  • No fumes: varios estudios afirman que las mujeres que fuman tienen más dificultades para quedar embarazadas.
  • Persevera: la fertilidad humana es altamente ineficaz, tan sólo un 25% de las parejas logran un embarazo en un mes manteniendo relaciones sexuales frecuentes sin métodos anticonceptivos.
  • Consume ácido fólico: es importante que empieces a tomar ácido fólico unos meses antes de empezar a buscar un embarazo. Lo recomendado es tomar 1 mg por día hasta que el resultado sea positivo. Luego, tu médico probablemente incrementará la dosis a 5 mg.

¿Qué debes hacer durante?

  • Pendiente de tu fecha de ovulación: el ciclo de ovulación tiene una duración de 6 días y es en este período es cuando te encuentras en la etapa más fértil. Los mejores días son los anteriores y posteriores a la ovulación, que es cuando uno de los ovarios libera un óvulo maduro (ovocito). Ese proceso ocurre alrededor del día 14 del ciclo menstrual, si menstrúas cada 28 días. El ovocito sobrevive unas 24 horas y los espermatozoides algunos días más, por lo tanto puedes quedar embarazada desde 3 o 4 días antes de la ovulación hasta dos días después.

Calcula tu fecha de ovulación restándole 14 días a tu ciclo y así tendrás el día aproximado de tu ovulación o préstale atención a otra señales que te indican que estás ovulando (flujo más espeso, aumento de la temperatura basal, dolor de ovarios, como puntadas en ambos lados o en uno solo).

  • Relaciones sexuales día por medio: los médicos recomiendan no tener relaciones sexuales todos los días y mucho menos varias veces al día para buscar un embarazo. Cuanto más seguida sea la segregación de semen del hombre, menor será la cantidad de esperma producido. Lo ideal es tener relaciones sexuales por lo menos tres veces por semana.
  • Posiciones recomendadas: el hombre se debe ubicar detrás o encima de la mujer, esta posición aumenta las posibilidades porque permite que la penetración sea más profunda y el semen se acerca más al cuello uterino. Así mismo la posición lateral.
  • Posiciones no recomendadas: la mujer no debe estar de pie, ni encima de su compañero, estas dos posiciones, por efecto de la gravedad, hacen que los espermatozoides salgan rápidamente de la vagina.
  • Conseguir un orgasmo: varias investigaciones afirman que el orgasmo en la mujer es fundamental a la hora de querer concebir, ya que las contracciones vaginales y uterinas acercan el semen al cuello uterino y permiten la entrada de los espermatozoides.

¿Qué debes hacer después?

  • Después de tener relaciones sexuales, conviene que te quedes acostada boca abajo por lo menos media hora. Ponte debajo de la pelvis una almohada, de esta manera aumenta la cantidad de espermatozoides que entran en contacto con el cuello uterino.
  • No te hagas pruebas cada dos días, espera el retraso y si no, será la próxima, recuerda que el estrés reduce las probabilidades de un embarazo.
  • Si por fin consigues estar embarazada, recuerda que el primer trimestre es clave en el periodo de gestación. Es perfecto empezar a cuidar y a amar a tu bebé desde el día en que empezaste a buscarlo.