Elegoismo_enlos_ninos

El egoísmo: una conducta en los niños

Si tu hijo pronuncia con frecuencia la frase: “es mío” lo primero que debes hacer antes de cometer un error, es entender por qué el niño está diciendo estas palabras; de esta manera, no lo etiquetaras como caprichoso, ni terminaras pensando que es una etapa más de su vida y que ya se le pasara. Como padres, es nuestra responsabilidad acompañar al niño en todos sus procesos de aprendizaje.

Entre el primero y sexto año de vida, los niños suelen ser egoístas con facilidad y aunque algunos lo hacen por imitación, la verdad es que el egoísmo hace parte del desarrollo evolutivo normal.

La explicación de esta conducta en los niños, tiene su base en el desarrollo cerebral y en especial en el desarrollo de los lóbulos pre frontales que son las zonas cerebrales encargadas de regular las emociones y las conductas sociales.

Lo que debes saber

  • Entre los 3 y 8 meses aparecen las emociones primarias.
  • Entre los 2 y 3 años comienzan a reconocer las emociones propias y de los demás.
  • Antes de los 4 años no se pueden poner en el lugar de otra persona, lo que genera un estado de egocentrismo.
  • A los 4 años ya comienzan a ser capaces de representar el estado mental de los demás.
  • A los 6 años de edad, el desarrollo de los lóbulos pre frontales ya están suficientemente maduros para que los niños puedan ponerse en lugar del otro y controlar sus impulsos.
  • Después de los 6 años, el desarrollo de estas zonas del cerebro siguen avanzando permitiendo en los niños tener mayor autorregulación emocional y mejor capacidad de resolver problemas interpersonales.

Características de un niño egoísta

  • Se aísla
  • Hace berrinches
  • Llora cuando no le dan las cosas que quiere
  • Pelea con frecuencia con otros niños

Enseña a tu hijo a compartir

  • Ayúdale a ver que es más divertido jugar con todos los juguetes, que jugar con uno solo.
  • Ayúdale a distinguir cuales son los juguetes de él y cuáles no, identifíquenlos colocando una marca.
  • Establece tiempos o turnos para que comparta los juguetes con otros niños, permitiendo que cada niño sea el primero por lo menos una vez.
  • Si tu hijo es menor de 3 años, no lo obligues a compartir, ellos aún no entienden completamente su significado, debes ir poco a poco.
  • Cuando tu hijo ceda o preste sus juguetes, explícale lo que está haciendo para que empiece a entender el significado de compartir.
  • Enséñale a intercambiar juguetes, por ejemplo, que preste su carro a cambio de la pelota.
  • Cuando tu hijo este jugando con varios niños, préstales un solo juguete o juego, así se verán obligados a jugar juntos y a compartir.
  • Enséñale a regalar o donar juguetes a niños con escasos recursos.
  • Será más fácil que el niño comparta, si ve el ejemplo en otras personas, así ellos podrán interiorizar esa virtud sin que los padres se la enseñen.