Ejercicios durante el embarazo

Ejercicio durante el embarazo

Puedo practicar ejercicio durante el embarazo sin afectar al bebé. Si usualmente haces ejercicio puedes continuar haciéndolo con algunas limitaciones que no pongan en riesgo el bebé, si no haces ejercicio regularmente es el momento para iniciar alguna rutina, esto nos ayuda a fortalecer los músculos, a mejorar la circulación y a descansar la espalda, ya que es la que recibe todo la carga durante el proceso del embarazo.

Ejercicios recomendados durante el embarazo

  • La Natación te ayuda a fortalecer los músculos de los brazos y las piernas, ayuda a mejorar la circulación, reduce la hinchazón, alivia el dolor de espalda ya que en el agua el cuerpo de hace más liviano y fortalece tu sistema respiratorio.
  • Caminar ayuda al sistema cardiovascular, reduce la hinchazón de los pies y ayuda a mantener y a controlar el peso, como es una rutina sencilla puedes hacerla en cualquier momento.
  • Bailar te ayuda a fortalecer los músculos, pon tu música favorita y disfruta este ejercicio, evita dar saltos.
  • El Yoga te ayuda a mantenerte flexible y a fortalecer los músculos, reduce la sensación de fatiga, este ejercicio lo puedes combinar con pequeñas caminatas para ayudar a fortalecer el sistema cardiovascular.

A continuación te compartimos algunos ejercicios sencillos que puedes poner en práctica en el transcurso del día o en las noches. Ponte ropa cómoda y empieza a ejercitarte.

Rotación de pies: siéntate y empieza a hacer círculos con los pies hacia adentro y luego hacia afuera.

Rotación de hombros: Siéntate en una silla con la espalda recta, extiende los brazos a la altura de los hombros y empieza a hacer círculos.

Estiramiento de cuello: Siéntate en una silla con la espalda recta, mueve el cuello hacia el lado derecho y luego hacia el izquierdo.

Fortalecimiento base pélvica: Siéntate en una silla con la espalda recta, eleva el busto y saca la pelvis como si quisieras levantarte de la silla y empieza a contraer los músculos de la vagina.

Espalda:

  • Recuéstate boca arriba, estira las piernas y pon los brazos a los lados de las piernas, luego estiras los brazos por encima de la cabeza.
  • Pon las manos y las rodillas en el suelo, arquea la espalda, espera unos segundos y luego estira la espalda.

Piernas:

  • Recuéstate boca arriba, flexiona las piernas, lleva la pierna izquierda hasta acercarla al pecho, luego repite el ejercicio con la pierna derecha.
  • Recuéstate boca arriba, estira las piernas y apóyalas en la pared, luego estira los brazos por arriba de la cabeza y separa un poco las piernas.