mamá después de los 35 años

Ser mamá después de los 35 años

La mayoría de mujeres que han decidido ser mamá después de los 35 años han vivido embarazos normales y sus bebés son saludables, debes tener en cuenta precauciones extras, pero hoy en día muchas mujeres consideran que el mejor momento para criar los hijos empieza a los 30 años y se extiende más allá de los 40.

Riesgos de ser mamá después de los 35 años

  • A los 35 años el proceso de maduración de los óvulos no funciona tan bien como a los 25 años, se pueden producir ciclos sin ovulación.
  • El número de óvulos disponibles disminuyen.
  • Se reduce la posibilidad de que el óvulo fecundado anide en el útero y siga su desarrollo normal.
  • Son más frecuentes las alteraciones cromosómicas que conducen a abortos espontáneos.
  • La posibilidad de engendrar un niño con síndrome de Down o trisomía 21 (el niño tiene 3 en lugar de 2 cromosomas 21) aumenta con la edad.
  • Las gestantes de más de 35 años sufren más de diabetes gestacional.
  • El riesgo de gestosis (patología específica del embarazo) se incrementa a partir de los 35 años. Una de cada 7 mujeres en embarazo con más de 35 años debe ser tratada de gestosis, cuyo riesgo es mayor es primerizas.
  • Los médicos y los estudios señalan que si se tienen los cuidados apropiados no existe un riesgo alto para la mamá ni para el bebé.
  • La posibilidad de padecer miomas es un 20% mayor en las mujeres con más de 35 años. Los miomas son tumores uterinos benignos que crecen ágilmente durante el embarazo y pueden descontar sustancias nutritivas al bebé, forzándolo a adoptar una posición desfavorable para el parto.

Lo que debes saber

  • Las mujeres gestantes de 35 años y más, se toman en serio los controles y cualquier problema que se presente se puede detectar a tiempo.
  • La fertilidad real de la mujer obedece al estado de salud en que se encuentre y a factores mentales.
  • Las molestias del embarazo (náuseas, dolor de espalda, etc.) no son más recurrentes en las mujeres de más de 35 años.
  • El diagnóstico prenatal brinda la posibilidad de descartar enfermedades del bebé como el síndrome de Down, malformaciones congénitas como la espina bífida o enfermedades metabólicas y los médicos están en la obligación de comunicar a las gestantes de más de 35 años sobre todas las posibilidades del diagnóstico prenatal.