¿Cómo debemos manejar las pataletas de nuestros hijos?

¿Cómo debemos manejar las pataletas de nuestros hijos?

¿Cómo debemos manejar las pataletas de nuestros hijos? Las pataletas o berrinches hacen parte del proceso del desarrollo de los niños entre los 18 meses y los 3 años de edad.

¿Qué son los berrinches o pataletas?

Son una forma de refutar y en ocasiones atiende a las necesidades en un momento determinado. Es una forma de comunicación del niño, que a su edad no maneja un lenguaje fluido por lo que lo expresa de forma explosiva, dramática e intensa la incapacidad que siente al no lograr las cosas.

Las rabietas son tan desagradables para los padres, que algunas veces se culpan, pero si se manejan las situaciones de una forma adecuada estas irán desapareciendo en el proceso de desarrollo del niño.

¿Qué debes hacer cuando tu hijo arma una pataleta?

  • En primera instancia mantén la calma, respira profundo para que no pierdas el control y termines gritando o golpeando al niño.
  • Recuerda que como padres somos el ejemplo a seguir de nuestros hijos, por lo tanto debemos buscar la mejor manera de comunicarnos con ellos.
  • Evita darle largas explicaciones, esto tiende a confundir.
  • Dependiendo del sitio donde se encuentren, piensa bien cuál es la mejor manera de actuar, si están en la casa déjalo que llore y grite, lo mejor que puedes hacer en ese momento es ignorarlo hasta que se calme por su cuenta y ahí si acércate y habla con él.
  • Si tu hijo llega a un nivel de agresividad, como lanzar los objetos al suelo o empieza a destruir cosas, lo mejor que puedes hacer es retirarlo del lugar donde está haciendo el berrinche y dejarlo en un lugar a solas. En este momento tanto el niño como tú necesitan un espacio para reflexionar y así también evitaras imponer un castigo violento.
  • Si la pataleta se presenta en un lugar público, llévalo al carro o a un baño para que tu hijo se pueda desahogar.
  • Cuando finalmente tu hijo se calme, acércate a él y háblale tranquilamente de lo qué paso, explicándole que su comportamiento no es el adecuado, que las cosas que él desea no se consiguen con esta manera de actuar.

Evita caer en los siguientes errores cuando tu hijo te haga una pataleta:

  • Ceder a sus caprichos
  • Gritarle o agredirle verbalmente
  • Golpearlo
  • Sermonear o dar largas explicaciones

Recuerda que los adultos y en este caso nosotros como padres, somos los encargados de educar y dar un buen ejemplo a nuestros hijos, sí los agredimos física o verbalmente estamos actuando de forma equivocada y así mismo lo terminaran haciendo ellos.