carta para una hija

Carta para María bb

Por: Bee

Mi pequeña, hoy puedo decirte que cambiaste mi vida como nunca lo llegué a imaginar, sabía que en algún momento de mi vida tendría la dicha de ser mamá, pero llegaste sin avisar en el mejor momento de nuestras vidas.

Fue una hermosa sorpresa cuando tu papá y yo nos enteramos de tu existencia, al comienzo mis días fueron muy normales, pero cuando empezó a pasar el tiempo, tú también empezaste a crecer y crecer en mi panza. Disfruté al máximo los momentos que compartimos juntas en las tardes, te hablaba, te cantaba “Hey Jude – The Beatles, te hacía masajes desde mi panza y hasta te preguntaba cómo serias, qué hacías en la panza, te contaba de la familia que te esperaba aquí afuera y me alegraba sentir tus respuestas con tus movimientos hasta que te quedabas dormida, así pasábamos los días juntas, ya al final de los nueves meses casi no podía dormir, la panza no dejaba que me pudiera acomodar muy bien en la cama.

Después de 9 meses compartiendo contigo, llego el día de conocerte, fueron un par de horas en la clínica esperando que el momento para verte y cuando al fin llegó, fue tanta mi emoción que no supe qué hacer, te abracé, te miré y te quedaste a mi lado toda la noche en un profundo sueño. Cuando papá te vio, lloró de emoción y desde ese mismo instante nuestra vida ha estado llena de aprendizajes, nosotros aprendemos todos los días de ti y tú de papá y mamá.

Los primeros días fueron de acoplamiento, de trasnochadas, días y noches llenos de amor, hasta que llegó el día de volver a trabajar, se terminó la licencia de maternidad y fue muy difícil separarme de ti, lloré mucho, pero mi mayor motivación era llegar a verte de nuevo en la tarde.

Ya hace más de un año haces parte de nuestras vidas, el tiempo se pasa muy rápido, pero me siento feliz porque cada etapa que he vivido contigo la he disfrutado al máximo y aunque algunos días me siento agotada, el amor que siento por ti es más grande, me llena de fuerza para seguir adelante y verte me recarga de energía para jugar, reír, correr, leer y cantar contigo.

Gracias Maria bb por tu risa, por tu amor y por tus suaves caricias, ¡TE AMO!