Anemia durante el embarazo

Anemia durante el embarazo

¿Qué es la anemia?

La anemia es la disminución de la cantidad de hemoglobina o proteína de los glóbulos rojos portadora de oxígeno a la sangre. Existen más de 400 tipos diferentes de anemia, no obstante hay algunos que son más frecuentes durante el embarazo.

La anemia ferropénica es el tipo más frecuente de anemia durante el embarazo, cerca del 15% al 25% de los embarazos experimentan deficiencia de hierro. La anemia por insuficiencia de hierro puede tener efectos perjudiciales para la madre y su bebé, la mortandad materna aumenta en mujeres embarazadas muy anémicas, y la pérdida de sangre durante el parto y la anemia incrementa los porcentajes de recién nacidos con bajo peso y bebés prematuros.

La anemia por deficiencia de folalo se refiere a una vitamina soluble en agua que puede ayudar a prevenir defectos del tubo neural durante el embarazo.

Síntomas de la anemia

Los síntomas de la anemia durante el embarazo pueden ser leves al comienzo y a veces pasan desapercibidos, sin embargo, a medida que avanza la enfermedad, los síntomas se hacen más notables.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Piel, labios y uñas pálidas
  • Manos y pies fríos
  • Falta de aire
  • Latidos cardiacos rápidos o irregulares
  • Falta de concentración

Causas de la anemia

  • La escasez de consumo de alimentos ricos en hierro o la imposibilidad del cuerpo para absorber el hierro que se consume.
  • El sangrado abundante durante la menstruación.
  • Una úlcera o un pólipo.
  • Una donación de sangre, porque los glóbulos rojos tardan de cuatro a seis semanas en sustituirse.

Tratamiento

Los médicos recomiendan a las mujeres en gestación consumir 30 mg de hierro cada día (tres porciones)

Aumentar el consumo de:

  • Lentejas, frijoles y tofu
  • Carnes rojas magras y aves de corral
  • Vegetales de hojas verdes (espinacas, brócoli, col rizada)
  • Huevos
  • Frutos secos y semillas
  • Los alimentos ricos en vitamina C ayudan a absorber más hierro (frutas cítricas y jugos, kiwi, fresas, naranja, tomate, pimientos verdes)
  • Harina de maíz precocida

Las mujeres gestantes por norma y para prevenir la deficiencia de hierro, deben consumir 60 mg por día de sulfato ferroso dos veces por semana desde el comienzo de su embarazo. Para el tratamiento de la anemia se recomienda consumir 60 mg de sulfato ferroso diario, desde el momento en que el médico diagnóstica anemia en la madre y el tratamiento debe continuar hasta seis meses después del parto, para garantizar que los depósitos de hierro logren un nivel efectivo y siempre bajo supervisión médica.

Lo que debes saber

  • Las mujeres embarazadas tenemos un alto riesgo de desarrollar anemia debido a la cantidad de exceso de sangre que produce nuestro cuerpo para ayudar a proporcionar nutrientes para el bebé.
  • La anemia durante el embarazo puede ser una afección leve y fácil de tratar si se descubre a tiempo.
  • La anemia puede ser un peligro tanto para la gestante como para el bebé si no se realiza el debido tratamiento.
  • El consumo de café, té y bebidas carbonatadas evitan la absorción de hierro.