trabajo oficina

El final de mi licencia de maternidad

Por: bee

Se acercaba el final de mi licencia de maternidad y me preguntaba – ¿seré mala mamá si regreso a trabajar? ¿Quién va a cuidar a mi hija? ¿Ella me extrañará? – Esas y muchas preguntas más se me cruzaban por la mente todo el tiempo.

Finalmente retomé mi trabajo, aunque en varias ocasiones mi pareja me dijo que no habría inconveniente si quería quedarme en la casa cuidando a nuestra hija. No fue fácil, la primera semana salí todos los días llorando de la casa al ver que mi bebé se quedaba en la casa sin mí, los días eran eternos y tan pronto llegaba de nuevo a casa lo único que hacía era pasar las pocas horas que quedaban del día junto a ella. Desde hace un año mi tía cuida a mi hija y con el tiempo me di cuenta que no fui una mala mamá, que ella iba a estar bien sin mí y yo sin ella durante el día, no es un proceso de adaptación fácil, pero con el apoyo de nuestra familia lo logramos. No nos hace malas mamás cuando pensamos un poco en nosotras, en sacar un tiempo de nuestros atareados días, para ir al salón de belleza, ir a tomar un café con alguna amiga; es sano tomar un respiro, esto nos ayuda a recargarnos de energía para continuar con nuestra hermosa tarea como mamá que nunca se detiene.